Artículos               Libros                 Métodos                 Prensa
Inicio      Currículo         Formación         Responsabilidades          Reconocimientos          Actualidad            Testimonios          Galería           Contacto
Título: Musimotricidad Infantil.
Autor: Orlando Terré Camacho/ María del Carmen Santos Fabelo.
Editorial: Punto 7-Perú.
ISBN: 2009- 3345
Paginas: Manual y CD de música y sonidos.
© Copyright Orlando Terré Camacho 2010. Todos los Derechos Reservados | Desarrolado por REDEM
Libro: Musimotricidad Infantil
La Musimotricidad es el uso de la música y sus elementos musicales básicos: sonido, ritmo, melodía y armonía, en un proceso creado para facilitar y potencializar la actividad motriz del niño y la niña durante del proceso de desarrollo temprano. A través de las múltiples técnicas sugeridas desde la música  y el movimiento se desarrollan las capacidades de comunicación, las relaciones interpersonales y sociales, el aprendizaje, la expresión y la organización tempo-espacial  del niño y la niña entre otros.
La metodología de trabajo durante la actividad tiene como principal objetivo satisfacer el desarrollo infantil en sus cuatro áreas básicas: motriz, lenguaje, cognoscitiva y
emocional, en la que se promueven y registran, a través de la música y la motricidad cambios expresivos, receptivos y relacionales que dan cuenta de la importancia de la aplicación de esta metodología practica.
Es necesario comprender que el musicomotricista no es el profesor musical, ni el musicoterapeuta, es un especialista con formacion en motricidad humana que utiliza la musica como mediadora en el proceso de desarrollo de capacidades motrices y sensoriales del niño y la niña.
La vida infantil tiene una gran importancia. Desde las experiencias infantiles, que se generan a través de la actividad rectora: el juego el niño tiene la posibilidad de  formar su personalidad. Las experiencias musicales de participación activa  permiten al niño no solo jugar con el instrumento, sino activar estructuras sensoriales que propicien la activación del cuerpo. Por ejemplo,  cuando el niño pequeño juega con su sonajero y escucha lo música, se activan sus miembros superiores y también los miembros inferiores, elementos que responden al acto motriz
Las experiencias que comprometen al acto motriz con la música resultan muy sugerentes y divertidas para los niños/as, debido a que responden a los intereses lúdicos. Manipulando los materiales musicales, accediendo mediante ellos a la organización perceptual y pasando de la imagen auditiva y visual hasta la representación mental y la simbolización, estaremos influyendo en la educación del niño/a de forma decisiva.

La música en el desarrollo de la conducta humana.
Según la Asociación Mundial de Musicoterapia y utilizando como referente a Gabriel Federico, (Musicoterapeuta Argentino) coincidimos que los efectos de la música sobre el comportamiento han sido evidentes desde los comienzos de la humanidad. A lo largo de la historia, la vida del hombre ha estado complementada e influenciada por la música, a la que se le han atribuido una serie de funciones. La música ha sido y es un medio de expresión y comunicación no verbal, que debido a sus efectos emocionales y de motivación se ha utilizado como instrumento para manipular y controlar el comportamiento del grupo y del individuo.
La música facilita el establecimiento y la permanencia de las relaciones humanas, contribuyendo a la adaptación del individuo a su medio. Por otra parte, la música es un estímulo que enriquece el proceso sensorial, cognitivo (pensamiento, lenguaje, aprendizaje y memoria, entre otros procesos) y también enriquece los procesos motrices, de donde se hace operativo el concepto de musimotricidad , además de fomentar la creatividad y la disposición al cambio. Así, diversos tipos de música pueden reproducir diferentes estados de ánimo, que a su vez pueden repercutir en tareas psicomotoras y cognitivas. Todo ello depende de la actividad de nuestro sistema nervioso central.
La audición de estímulos musicales, placenteros o no, producen cambios en algunos de los sistemas de neurotransmisión cerebral. Por ejemplo: los sonidos desagradables producen un incremento en los niveles cerebrales de serotonina, una neurohormona que se relaciona con los fenómenos de agresividad y depresión.
Existen dos  tipos fundamentales de música, según estudios realizados por  la Asociación Mundial de Musicoterapia. En relación con sus efectos se establecen dos variaciones en el ejercicio musical: la música sedante, que es de naturaleza melódica sostenida, y se caracteriza por tener un ritmo regular, una dinámica predecible, consonancia armónica y un timbre vocal e instrumental reconocido con efectos tranquilizantes y la música estimulante, que aumenta la energía corporal, induce a la acción y estimula las emociones.
La música influye sobre el individuo a dos niveles primarios diferentes: la movilización y la musicalización.
En el nivel de la movilización, la música es energía y por tanto moviliza a los seres humanos a partir de su nacimiento y aún desde la etapa prenatal. A través de la escucha o la creación, la música imprime una energía de carácter global que circula libremente en el interior de la persona para proyectarse después a través de las múltiples vías de expresión disponibles.
La música, al igual que otros estímulos portadores de energía, produce un amplio abanico de respuestas que pueden ser inmediatas, diferidas, voluntarias o involuntarias. Dependiendo de las circunstancias personales (edad, etapa de desarrollo, estado anímico, salud psicológica, apetencia) cada estímulo sonoro o musical puede inducir una variedad de respuestas en las que se integran, tanto los aspectos bioneurofisiológicos como los aspectos efectivos y mentales de la persona. Por ejemplo, el bebé agita sus miembros cuando reconoce una canción entonada por su madre, los adolescentes se reconfortan física y anímicamente escuchando una música ruidosa e incluso les ayuda a concentrarse mejor en el estudio.
La musimotricidad constituye una aplicación funcional de la música con la propuesta del desarrollo motriz y  se preocupa esencialmente de promover a través del sonido y la música, la activación y funcionamiento de la actividad motriz y el desarrollo funcional de las estructuras del cuerpo, garantizando mejorías y calidad organizativa y funcional del organismo humano comprometidas con la base emocional y afectiva de quien participa en la propuesta de desarrollo, en este caso los niños y las niñas en edad temprana de vida.
Elementos de la música a tener en cuenta.
La influencia de cada uno de los elementos de la música en la mayoría de los individuos es la siguiente:
Tempo: los tempos lentos, entre 60 y 80 pulsos por minuto, suscita impresiones de dignidad, de calma, de sentimentalismo, serenidad, ternura y tristeza. Los tempos rápidos de 100 a 150 pulsos por minuto, suscitan impresiones alegres, excitantes y vigorosas.
Ritmo: los ritmos lentos inducen a la paz y a la serenidad, y los rápidos suelen producir la activación motora y la necesidad de exteriorizar sentimientos, aunque también pueden provocar situaciones de estrés.
Armonía: es cuando suenan varios sonidos a la vez. A todo el conjunto se le llama acorde. Los acordes consonantes están asociados al equilibrio, el reposo y la alegría. Los acordes disonantes se asocian a la inquietud, el deseo, la preocupación y la agitación.
Tonalidad: los modos mayores suelen ser alegres, vivos y graciosos, provocando la extroversión de los individuos. Los modos menores presentan unas connotaciones diferentes en su expresión e influencia. Evocan el intimismo, la melancolía y el sentimentalismo, favoreciendo la introversión del individuo.
La altura: las notas agudas actúan frecuentemente sobre el sistema nervioso provocando una actitud de alerta y aumento de los reflejos. También ayudan a despertarnos o sacarnos de un estado de cansancio. El oído es sensible a las notas muy agudas, de forma que si son muy intensas y prolongadas pueden dañarlo e incluso provocar el descontrol del sistema nervioso. Los sonidos graves suelen producir efectos sombríos, una visión pesimista o una tranquilidad extrema.
La intensidad: es uno de los elementos de la música que influyen en el comportamiento. Así, un sonido o música tranquilizante puede irritar si el volumen es mayor que lo que la persona puede soportar.
La instrumentación: los instrumentos de cuerda suelen evocar el sentimiento por su sonoridad expresiva y penetrante. Mientras los instrumentos de viento destacan por su poder alegre y vivo, dando a las composiciones un carácter brillante, solemne, majestuoso. Los instrumentos de percusión se caracterizan por su poder rítmico, liberador y que incita a la acción y el movimiento.

Pautas de la Musimotricidad Infantil.
•    Utiliza la música y el cuerpo como elemento de trabajo fundamental.
•    Utiliza la música como lenguaje y medio de comunicación.
•    Se establecen las relaciones interpersonales entre la música como mediadora, el especialista y el niño y la niña.
•    Se establece una meta y objetivos claros.
•    La actividad se organiza como un proceso sistemático, cuidando la intencionalidad, y su organización.
•    Se aplica en edades de desarrollo infantil y en etapas superiores.
Posibilidades de la musimotricidad en el desarrollo infantil

Posibilidades psicofisiológicas.
•    - Desarrollar la coordinación motriz con movimiento de asociación y disociación, equilibrio, marcha.
•     - Desarrollar la discriminación auditiva y activación de estructuras sensoriales.
•     - Adquirir destrezas y medios de expresión corporales, instrumentales, gráficos, melódicos.
•     - Desarrollar la locución y la expresión oral mediante la articulación, vocalización, control de la voz, el canto.
•    - Controlar la respiración y las partes del cuerpo que intervienen en la fonación y el canto. - Dotar de vivencias musicales enriquecedoras desde el punto de vista psicológico y físico.

Posibilidades emocionales.
•    - Reforzar la autoestima y la personalidad mediante la autorrealización.
•     - Elaborar pautas de conducta que faciliten la integración social.
•     - Liberar la energía reprimida y conseguir el equilibrio personal a través del ritmo.
•    - Sensibilizar afectiva y emocionalmente a través de los valores estéticos de la música.
•    - Desarrollar capacidades del intelecto como la imaginación, la memoria, la atención, la comprensión, de conceptos, la concentración.
La musimotricidad y el juego.
Entre los principales tipos de actividad que desarrolla el niño de la edad temprana está el juego; Este es uno de los medios que él tiene para conocer el mundo que lo rodea, para fortalecer y enriquecer ese conocimiento y para ayudar a formarle rasgos positivos del carácter y de su personalidad.
“Muchas veces pensamos que jugar es perder el tiempo, pero precisamente en las actividades estimulares el juego obtiene su verdadero valor. Los niños son más capaces de encontrar muchas posibilidades de experimentar y apoderarse de situaciones previas a los llamados aprendizajes”.
Parece que ahora empezamos a comprender el pensamiento de los niños y las ninas. Desde este punto de vista, el juego es la actividad rectora en el desarrollo infantil que motivara al niño y la nina para utilizar todos sus sentidos y su propio cuerpo.
La música en el juego es escencial (juego musical). Con ella realizamos una tarea muy importante y en el acto del aprendizaje afianzarnos de técnicas en musicomotricidad nos permitirá un sinfín de logros y beneficios en las areas propias del desarrollo infantil (motriz, cognoscitiva, lenguaje y social emocional).  La elección de una buena música y el uso del cuerpo puede convertirse para el niño en un juguete poco habitual que le proporcionara satisfacción y sobretodas las cosas lograr control y desarrollo de su motricidad.
Beneficios de los  juegos musicales.
•    Fomenta la creatividad y la imaginación del niño y la nina.
•    Mejora la comunicación y los procesos intrerpersonales.
•    Propicia un mejor estado de ánimo del niño y la nina.
•    Se obtienen beneficios en las areas del desarrollo(motriz, lenguaje, intelectual y emocional)
•    Desarrolla la orientación espacial y la lateralidad.
•    Es un estimulo que activa sensorialmente al niño.
•    El cambio de escenarios garantiza mayor seguridad en el niño.
•    Cumplen con las reglas y los limites, mejorando en la disciplina.

La musimotricidad y su influencia del grafismo.

El acto de escribir no responde a un simple aprendizaje. Escribir exige unas capacidades motrices, perceptivas, simbólicas y relacionales que van evolucionando conjuntamente con el desarrollo motriz, es decir, con el desarrollo de las areas implicadas.
En la dinámica de la escritura queda reflejada la dinámica comunicativa, ya que se pone de manifiesto la realidad tónico-emocional del individuo, de modo que la expresión gráfica se convierte en el equivalente de la expresión abstracta y de la expresión corporal. En esta dimensión la Musimotricidad ocupa un papel importante en este desempeño, posibilitando una técnica instrumentada para el logro de procesos grafopsicomotrices. La articulación auditivo, visual y verbal  es indispensable sin la cual no podemos percibir, luego que el movimiento que la antecede se convertirá en un  mediador. A través del lenguaje corporal el niño se vuelve  a situar en el mando y se libera de la acción motriz para proyectarse en la aventura del pensamiento. (Santos, M. 2000)
Es importante desde la musimotricidad elaborar estrategias de desarrollo motriz, porque cuando  el niño  no  sabe  ordenar  los  aspectos  corporales  con  las estructuras espacio-temporales difícilmente podrá  orientarse en la diferenciación fundamental de izquierda a derecha que caracteriza la horizontalidad de la lectura y escritura. Si tiene una dificultad de localización corporal, el niño/a desintegra las funciones especiales y desorganiza las funciones temporales, al mismo tiempo que se encuentra imposibilitado para estructurar la  noción de intervalo y de sucesión de sonidos. El niño manifiesta  una inmadurez  de aprensión rítmica que limitará la evolución de los aprendizajes escolares, es por ello que el grafismo debe ser utilizado en grandes espacios, con colores, pinceles, marcadores, lápices gruesos, grafismo lúdico, para finalmente, adquirir una forma de menor dimensión y mayor precisión.
No cabe duda de que el aprendizaje de la escritura es de una especial complejidad, es por ello que desde este manual preferenciamos la música como una estrategia básica para el desarrollo de la motricidad.