Artículos               Libros                 Métodos                 Prensa
Inicio      Currículo         Formación         Responsabilidades          Reconocimientos          Actualidad            Testimonios          Galería           Contacto
Autor: Orlando Terré Camacho.
Editorial: Manatí, Republica Dominicana.
ISBN: 99934-20-22-0
Páginas: 137
© Copyright Orlando Terré Camacho 2010. Todos los Derechos Reservados | Desarrolado por REDEM
Libro: Inteligencias ó Inteligencias. Cómo potenciar la inteligencia del niño, a través de las inteligencias múltiples
La inteligencia es una cualidad que distingue muy favorablemente a las personas que la poseen, con independencia de cualquier otra cualidad que le acompañe, pero sin dudas la inteligencia ha marcado el interés popular y científico puntualizando el don inherente de quién es más capaz y el menos capaz.
Múltiples investigaciones hacen énfasis en la búsqueda de nuevas estrategias de evaluación para determinar el alcance inteligente del niño y por supuesto en la medición del acto inteligente en la ejecución de tareas, totalmente diferentes de los tests clásicos, medidores exclusivos del C.I

La inteligencia ha ocupado desde hace mucho tiempo las líneas investigativas y del conocimiento más diversas. La existencia de tipos de inteligencia “tipos de intelecto” ocupó las páginas del libro “Exámen de ingenios para las ciencias”, publicado en España en 1575, por Juan Huarte de San Juan, en el que explicaba las diversas facultades mentales que se encuentran

desarrolladas   y distinguía la presencia individual o mixtas de ellas en las personas

En 1987, Howard Gardner publicó su  reconocido libro “Estructuras de la mente” en el que postulaba por la existencia de múltiples inteligencias en la especie humana y describía la existencia de siete inteligencias: Inteligencias Múltiples (IM): lingüística, musical, lógica matemática, espacial, cinestética, interpersonal e intrapersonal. Quedaba atrás la  hipótesis del dominio de la inteligencia como una condición unitaria en los seres pensantes y se establecían nuevas vertientes a partir de sus propuestas y nomenclaturas. También quedaba atrás  la idea de  hablar de la inteligencia, se abría una  nueva era: el de las inteligencias.

La inteligencia es una cualidad que distingue muy favorablemente a las personas que la poseen, con independencia de cualquier otra cualidad que le acompañe, pero sin dudas la inteligencia ha marcado el interés popular y científico puntualizando el don inherente de quién es más capaz y el menos capaz. Sin dudas somos portadores de un sin fin de experiencias, de habilidades y capacidades que nos distinguen a unos de otros sin permitirnos que la inteligencia pueda ser entendida más allá de la ética.

En el campo de la Psicología y la Educación siempre nos ha interesado medir y evaluar el alcance inteligente del individuo, esto no es novedad  para los investigadores, maestros, terapeutas y especialistas quiénes han utilizado desmedidamente baterías  psicométricas en la búsqueda del tradicional y no menos “castigante” coeficiente intelectual (C.I).

Múltiples investigaciones hacen énfasis en la búsqueda de nuevas estrategias de evaluación para determinar el alcance inteligente del niño y por supuesto en la medición del acto inteligente en la ejecución de tareas, totalmente diferentes de los tests clásicos, medidores exclusivos del C.I.
Otras propuestas de la llamada escuela de la inteligencia nos los presentó Howard Gardner en el libro  publicado en el año1995 al que tituló Mentes Creativas, en donde analiza siete personalidades creadoras, que encarnan diferentes tipos de inteligencia, intentando de alguna manera describir cómo funcionan sus mentes y el por qué de sus actuaciones. Los personajes o personalidades seleccionadas fueron: Freud, Einstein, Picasso, Stravinski, Eliot, Marta Graham y Gandhi. El siguiente postulado fue propuesto por el Psicólogo Daniel Goleman con su libro “Inteligencia emocional”, publicado en el año 1997,  en la que bajo el soporte científico de Gardner hace continuas referencias al mismo y nos adentra en el fascinante mundo de las estructuras cerebrales de los sentimientos y las emociones.

Con exactitud  y dando libertad a las ideas propuestas en cada momento por los estudiosos del tema y en especial las palabras del creador  del “término experimental” y las nociones de Inteligencias múltiples (I.M) el destacado neurólogo Haward Gardner cuando señaló:  Desde mi punto de vista, la esencia de la teoría es respetar las muchas diferencias que hay entre los individuos; las variaciones múltiples en las maneras como aprenden; los distintos modos por los cuales podemos evaluarlos, y el  número casi infinito de modos en que estos pueden dejar una marca en el mundo.

Desde el postulado científico y experimental el estudio de las variables deben conducirnos a evaluar cuáles son las estrategias que de la teoría de las inteligencias múltiples (IM)  aportan caminos de intervención en los niños y niñas con un suficiente potencial de inteligencia y en niños con necesidades especiales.

INTELIGENCIA Y EDUCACIÓN.

Se han apuntado múltiples definiciones del término inteligencia que tradicionalmente se le ha visto como una actitud  que proporciona una panorámica global de cómo una persona realiza tipos  de tareas intelectuales, definida esta por el ya estéril criterio” inteligencia es todo aquello que miden los test de inteligencia”.,  y que encuentra su fundamentación histórica en la propuesta hecha  en 1904 por el Ministerio de Instrucción Pública de Francia al Psicólogo francés  Alfred Binet y un a su grupo de colaboradores.
La propuesta consistía en elaborar o buscar modos de determinar  cuáles eran los alumnos de la escuela primaria que corrían el riesgo de fracasar y desarrollar con ellos un programa compensatorio, de ahí nacen las primeras pruebas de medición de la inteligencias,  las que  años posteriores llegan a América y se difunden ampliamente, otorgando a la inteligencia y su medición, a través del  cociente intelectual (el popular CI) una creencia generalizada en un marco restringido y estrecho. Actualmente y a la luz de las inteligencias resultados de investigaciones relacionadas al tema demuestran que:  “ En el mejor de los casos, el CI parece aportar tan solo el 20% de los factores determinantes del éxito; lo cual supone que el 80% restante depende de otra clase de factores”.
La existencia de la inteligencia es un hecho que puede constatar cualquier ser humano, la problemática radica en determinar: ¿En qué consiste esta capacidad?, ¿Cuáles son los procesos mediante los cuales se produce este tipo de conocimiento?.
Los nuevos criterios en relación con las inteligencias nos proponen a los educadores, a los investigadores y a la comunidad científica educacional una nueva dimensión del potencial humano  que nos permitirá  manejar desde nuestros lugares una renovada visión pensada en la  atención a las necesidades educativas especiales y la atención a la diversidad.

Su autor.