Artículos               Libros                 Métodos                 Prensa
Inicio      Currículo         Formación         Responsabilidades          Reconocimientos          Actualidad            Testimonios          Galería           Contacto
Cargado de amor y de conocimientos
EL PAPEL DE LA FAMILIA EN LA EDUCACIÓN INCLUSIVA .

La Familia es el núcleo primario de la sociedad, O.Terré, 1997.

Desde este condicionante es entonces importante definir que la necesidad primaria en la Educación Inclusiva es construir espacios de confianza entre los entes que participan en ella.

ESPACIOS DE CONFIANZA en la educación inclusiva.

Podemos empezar, con intención de manejar los mismos significados, precisando algunas características de lo que llamaremos “espacios de confianza”(EDC). Finalmente esbozar una definición que nos sea útil para operativizar este concepto como marco de aproximación a las relaciones interpersonales.

Aquí tres características fundamentales que nos ayudan a definir el concepto.
1.    Confianza en sí mismo
2.    Voluntad
3.    Coherencia

Confianza en sí mismo: Sentirse capaz de crear un espacio de confianza. Esto tiene que ver con una buena integración emocional - cognitiva y agilidad para adaptarse a los procesos de cambio y desarrollo. Con haber podido enfrentar los distintos temores, barreras que han ido apareciendo en nuestra vida.
No llevar a cuestas carga muy pesada que no nos permita ponernos en el lugar del otro a la “velocidad “requerida. Aquí podemos mencionar que el que confía en si mismo esta dispuesto a confiar en el otro.

Voluntad: Conscientemente desear, estar dispuesto, a crear un espacio de confianza. Asumir esta decisión con todo lo que pueda implicar. Muchas veces los espacios de confianza son espacios donde se va a “servir antes de ser servido”. Estar dispuesto a establecer relaciones interpersonales que permitan se plasmen la jerarquía,  inquietudes y problemática del otro antes que las nuestras, dentro del principio de coherencia y límites saludables. Requiere sacrificio el entrar con esta aproximación a una relación interpersonal. Cuanto de lo nuestro surge, cuanto necesita ser atendido, sin embargo, debe ser transformado para ser útil al otro y esperar su momento.
Es una relación que se define como asimétrica por amor al otro.

Coherencia: Coherencia entre el ser y el actuar. Entre lo que decimos y hacemos. La posibilidad de responder en armonía  con la realidad,  nosotros mismos y el otro. El gratificar, poner límites o guardar silencio luego de haberse  puesto en lugar del otro.

ESPACIOS DE CONFIANZA:

El que vive un espacio de confianza buscará propiciar o participar de otros espacios de confianza constituyéndose en un  efecto multiplicador..

Entonces podemos definir tomando los criterios de Orlando Terré en su libro Familia y diversidad  que el “espacio de confianza” es un espacio voluntariamente creado por alguien que se siente capaz de contener (como un pote a la gelatina) coherentemente  las demandas y jerarquías del otro para ayudarlo a desarrollar un relación interpersonal madura. A partir de este momento las personas involucradas en el proceso  buscarán propiciar o participar en nuevos espacios de confianza.

FAMILIA: MATRIZ DE ESPACIOS DE CONFIANZA

La familia esta presente desde antes del nacimiento y acompaña al individuo el resto de su vida.  Primero esta el espacio de confianza que crean los padres entre sí en la relación de pareja, aquí se sienten capaces de ser padres.  Y se lanzan a la tarea con la confianza de tener éxito.
Cuando la madre esta embarazada, debe tener suficiente confianza en si misma para poder pasar exitosamente el embarazo y enfrentar el parto con suficiente balance físico emocional. El rol del padre aunque es secundario, es un apoyo fundamental para la madre.
Cuando el niño nace, aparece un nuevo espacio de confianza, el de madre - hijo(a).  La confianza de la madre en si misma le da un buen “holding”, el niño se conforta y se siente confiado en los brazos de su madre.  Si el niño enferma la confianza de la madre en sí misma decae hasta en la mas saludable psicológicamente hablando, pero su voluntad de crear un espacio de confianza la lleva a redoblar sus cuidados ”La futura madre y su salud mental y física son de la mayor relevancia, pues el modo en que ella vivencie su embarazo afectará su actitud en el parto. Si la mujer llega a dar a luz con una relativa seguridad en ella misma y es capaz de ayudar en este acto trascendente, por lo general inicia su nueva etapa de madre con mayor seguridad  y con una autoestima elevada. Esto se reflejará en la seguridad con la que atiende a su bebé en el posparto y en su éxito respecto a la lactancia materna entre otras conductas que deberá desplegar; todas ellas nuevas.”
La pareja en conjunto se encarga de darle coherencia a este espacio de confianza, proveyendo lo material y afectivo necesario para que el nuevo hijo adquiera: confianza en si mismo, voluntad de seguir creciendo y se integre coherentemente a la vida de la familia.
Nos dice el Dr. Orlando Terré:” El recién nacido necesita establecer y fortalecer un vínculo interno con el grupo más cercano de persona (familia, estimuladores) a fin de desarrollar en forma sana sus emociones y sus afectos.” (Criterios Conceptuales de la Estimulación Infantil - V Convención Iberoamericana de Estimulación Prenatal y Temprana)

Esta idea de matriz esta más cercana a la de célula madre de la cual salen miles de otras células. A la idea de reacción en cadena, también a la noción de proceso - secuencia ordenada de eventos.
Si la relación entre la pareja es un espacio de confianza, entonces la madre y el niño probablemente también se relacionen en un espacio de confianza. Igualmente el padre con el hijo, finalmente este con sus hermanos(as).
El efecto de matriz de los espacios de confianza, hace que el niño haga suyas las características del espacio de confianza propuesto por sus padres y   potencialmente este listo para ser participante y promotor de otros espacios de confianza.

LAS RELACIONES FAMILIARES COMO ESPACIOS DE CONFIANZA:

Recordaba la intervención del Dr.Orlando Terré en su ponencia de la convención del 2002 en Lima , Perú………: “La educación ha de empezar desde los primeros días de vida del niño, ya que es el momento adecuado para empezar a moldear su futura personalidad”.
Los padres definitivamente son los que deben proponer y delinear el primer  espacio de confianza.  Y este por definición debe reconocer las jerarquías del niño. El mundo seguro creado por los padres sin considerarlas puede convertirse demasiado rápido en un apretado corsé que no  le permite al niño desarrollarse. Citemos nuevamente al Dr. Terré: “ El niño necesita el máximo de libertad, ya que las denominadas actividades de auto desarrollo tienen lugar principalmente cuando se goza de amplia oportunidad de entregarse a ellas.”

El niño le sonríe a su padre, descubre a otro que no es su madre, con la cual es casi uno. Sabe que necesita de ese otro y se lanza a confiar. El padre se siente reforzado en su lucha  por el diario proveer. Sin embargo, si aleja la mirada de cómo es su hijo para dedicarse únicamente a proveer, traiciona una de las premisas básicas de los espacios de confianza, la coherencia. Trabaja para darle  una “vida confiable”, pero no esta junto a el  ni en cantidad ni en calidad para que se conozcan mutuamente. Sabe el padre del hijo a que edad controló su cabeza? ¿Cuando se sentó?, ¿Gateó mucho? ¿Demoró para caminar? ¿Es muy pesado para sus piernas? O caminó muy rápido y es tremendamente inquieto? ¿Cuando aprendió a controlar sus pataletas? Y el niño sabe de su padre ¿que será atendido a tiempo cuando realmente lo necesite? ¿Que puede confiar y hacer el esfuerzo por ajustarse a la vida en familia ,por que es querido y  tiene un lugar importante en esa vida?
Ahora aprende a caminar y empieza a hablar.   Se aleja un poquito y regresa donde su mamá, cada vez se aleja mas y termina yendo a la escuela. ¿A qué escuela? ¿ La que conviene a los padres o la que conviene al niño?. Si el desarrollo del niño hasta aquí se ha dado en una sucesión del espacios de confianza, las jerarquías del niño significan algo para los padres. Es este el momento en que nuevos “espacios de confianza” propuestos por otros que no son sus padres, ni sus familiares cercanos empiezan a influir con fuerza en el desarrollo del niño.

LAS RELACIONES FAMILIARES COMO ESPACIOS DE CONFIANZA:

¿Proponen las guarderías y escuelas verdaderos espacios de confianza? La respuesta a esta pregunta definitivamente nos coloca en  la reflexión propuesta por  “la escuela Inteligente”.

FAMILIA, EDUCACIÓN Y ESPACIOS DE CONFIANZA

Debemos educar a los niños para que aprendan a confiar en sí mismos y en los demás.  Este es el conocimiento mas valioso que les podemos transmitir, el que aprende a confiar tiene la llave para todos los conocimientos y para enfrentar con éxito todas las crisis que la vida le puede plantear.
Quiero diferenciar dos ámbitos en la educación: el ámbito de los programas educativos y el de la escuela.

Programas Educativos

Los programas educativos son los que marcan la dirección y el ritmo de la educación. Los programas educativos modernos están fundamentalmente orientados a la adquisición de conocimientos y no a preparar al educando para enfrentar su mundo a través de la confianza en sí mismo y en los demás.
La propuesta es: en el menor tiempo posible utilizando la tecnología educativa como palanca, llegar al mayor número de conocimientos posible. El manejo de las computadoras  y lo último en informática es indispensable para conectar al educando  con el acontecer mundial y los descubrimientos científicos de avanzada. Hasta los programas educativos mas austeros, como los diseñados en el tercer mundo, plantean el uso de computadoras y la informática. Esta es la globalización en tecnología educativa. ……….: “La educación es un ámbito que no ha estado ajeno a este avance tecnológico en donde las NTIC han replanteado las formas de enseñar y aprender. Esto es posible, debido a que las sociedades actuales son sociedades de información en las que los recursos tecnológicos han recreado entornos educativos y culturales siendo capaz de diversificar las fuentes del conocimiento y del saber, y por ende la manera de aprender. Lo anterior se traduce en la implementación de recursos y herramientas que permiten experimentar los aprendizajes de manera muy variada a partir de software educativos, aplicaciones multimediales, herramientas de comunicación virtual, Internet,etc.” (Inteligencias e Informática: Modelos Alternativos/2002)
No estamos en contra de  la tecnología pero planteamos tecnología y confianza. Programas que respetan la diversidad y se centran en propiciar la resolución  de las coyunturas que obstaculizan al  niño en su proceso hacia el desarrollo de una fuerte confianza en si mismo y en los demás.
No sólo que aprenda los colores sino que confíe que aprendió los colores
Desde el  método POINT podemos deducir que el universo de la estimulación sensorial será un primer campo en el que el niño percibe y perfile su confianza
en sí mismo. El otro, padres en casa y profesores en la escuela acompañan desde la creación de un espacio de confianza los procesos asimilación  y maduración del niño.

La Escuela:

Aquí  es fundamental la relación profesor - alumno. Esta importante relación interpersonal debe ser un obligadamente un espacio de confianza. Por otro  lado la escuela debe ser también un gran laboratorio donde el niño ensaya y pone a prueba su confianza.
Situaciones como la llegada tarde de la mamá o el papá a recogerlos; o  cuando prestó su borrador al amiguito y este lo perdió. Deben ser atendidas desde la aproximación de los espacios de confianza. Todas la situaciones de la relación profesor- alumno pueden ser entendidas desde los espacios de confianza.

Podemos detectar cuando un niño se esta desarrollando sin espacios de confianza. Definitivamente es un niño que no esta disfrutando su educación y seguro que podemos identificar algunas de estas características y  situaciones:
lo vemos inseguro, no rinde bien académicamente porque no confía en sí mismo, no se integra bien con sus compañeros, no confía en sus profesores y
Con toda seguridad la relación con sus padres no es un  espacio de confianza

LOS ESPACIOS DE CONFIANZA EN LA EDUCACION PARA LA DIVERSIDAD:

El nuevo concepto de diversidad no sólo se refiere a las condiciones intrínsecas del individuo sino al contexto en cual crece y se desarrolla.
Podemos tener un individuo diverso porque tiene un síndrome de Down o porque es hijo de una madre encarcelada por terrorismo. O porque se trata de un niño ashaninka que llega  a estudiar a una gran ciudad. También hijos de madres solteras o padres separados. Estos últimos todavía tienen una alta dósis de diversidad en nuestras sociedades latinoamericanas. Se tratan pues de características que atraviesan la existencia de la persona toda. No meras situaciones coyunturales.
Esta sociedad que se define como altamente competitiva tiene poco espacio para la diversidad, en cualquiera de sus formas. Hay una gran desconfianza hacia lo diverso y  lo que puede aportar. Para los niños(as) diversos es doblemente importante  crecer en una sucesión de espacios de confianza que empiezan en la familia y se amplían gracias al efecto multiplicar a varios ámbito de sus relaciones interpersonales. De ahí el valor de educar y preparar a los padres para que puedan ser eficaces promotores de espacios de confianza con sus hijos. Por aquí un puente a lo planteado por el Presidente de la  Asociación Mundial de Educación Especial  el Mg. Orlando Terré en la Bienal Mundial de Educación y Estimulación en San Jose-Costa Rica en el año 2007 “El implementar instituciones  o Centros de desarrollo Infantil para atender oportunamente a los niños con necesidades especiales de cualquier etiología, permite atender y tener una respuesta y atender el derecho inalienable y la necesidad de cualquier familia en circunstancias difíciles como ésta cuente con apoyo social, médico, psicológico, emocional, rehabilitador. Se favorecerá así un sano desarrollo de los niños en sus primeros años de vida en los aspectos físico, cognitivos, afectivos y social.
Estos servicios apuntarán a la modificación de prácticas de crianza y el trato adecuado del niño en su contexto, lo que exige involucrar activamente a todos los miembros significativos en la vida del niño: padre, madre, hermanos y quienes compartan el hogar.”

Lograr desarrollar en los niños(as) ese amor hacia sí mismos, esa confianza en sí mismos, es lo que les permitirá amar y confiar en los demás. O.Terré, 2007

© Copyright Orlando Terré Camacho 2010. Todos los Derechos Reservados | Desarrolado por REDEM
EL PAPEL DE LA FAMILIA EN LA EDUCACIÓN INCLUSIVA