Artículos               Libros                 Métodos                 Prensa
Inicio      Currículo         Formación         Responsabilidades          Reconocimientos          Actualidad            Testimonios          Galería           Contacto
Cargado de amor y de conocimientos
Mg. Orlando Terré Camacho.
Especialista en Estimulación Infantil.
Asesor Kiddy´s House.

Mielinización del Sistema Nervioso Central.

Al nacer, el bebe aún no ha desarrollado su dotación de neuronas y sus entidades conectivas (dendríticas y sinápticas). Apenas ha desarrollado algunos mecanismos reflejos indispensables para la regulación vegetativa y las interrelaciones con la madre.

El cerebro de un recién nacido es histológicamente inmaduro. Las células están de modo parcial diferenciadas.

Es preciso describir que el proceso de Mielinización se desarrolla en la edad temprana de vida de manera simétrica. Este proceso siempre progresa hacia el cerebro desde los tractos cerebrales y desde el cerebro en los tractos motrices.

El proceso de Mielinización comienza a desarrollarse la segunda o tercera semana de vida intrauterina y se hace evidente al tercer año de vida (adultez). Es importante precisar la variabilidad del proceso.

Reflejos arcaicos, maniobras de obtención, aparición, extinción y significación.

Los estímulos externos en los niños son capaces de provocar respuestas automáticas que contribuyen a su adaptación y desarrollo. La maduración del S.N.C provoca una constante sustitución de las funciones reflejas por las de índole cortical.

Al explorar los reflejos se debe tener en cuenta:
-    Estado emocional del neonato.
-    Sus necesidades fisiológicas.
-    Las condiciones del lugar donde se evalúan.

Los reflejos representan un estadio de la maduración del S.N.C. Los mismos aparecen y desaparecen en determinada edad. Su aparición retardada o su prolongación  para su extinción sugieren un trastorno de maduración del S.N.C.

REFLEJOS ARCAICOS.

-Reflejo del moro inferior.
La respuesta que debe esperarse es la de extensión, abducción y elevación de ambos miembros superiores. Esta exploración puede lograrse desde varias posiciones semiológicas. Es importante mantener la cabeza del niño en todo momento en línea media, para evitar las influencias tónicas de la musculatura del cuello las que pueden provocar respuestas asimétricas.
1. Se coloca  al niño en posición supina. Con una mano se sostiene la cabeza y con la otra la región dorsal. Se retira la mano donde se apoya la cabeza y se obtiene de inmediato la respuesta.
2. Se coloca al niño en decúbito supino, al golpear ambos lados de la cama del niño y por acto defensivo el niño eleva la cabeza hacia atrás y provoca el reflejo. El mismo aparece por la estimulación laberíntica que ocurre al desplazar bruscamente la cabeza y por el estímulo propioceptivo.
3. Se coloca al niño en decúbito supino, se toma al niño por los muslos y con movimientos rápidos se le altera la relación del tronco y la cabeza y así también obtenemos la respuesta.

-Reflejo del moro inferior.

De la misma que ocurre el reflejo del moro superior, este tiene su impacto en la extensión e inmediata flexión de las rodillas.
El reflejo puede clasificarse como una reacción defensiva equilibratoria rudimentaria que cumple una función adaptativa espacial.

El reflejo está presente desde el nacimiento, desaparece al cuarto mes de nacido después que desaparece el superior.

-Reflejo de Landau.

En su mecanismo fisiológico intervienen reacción laberíntica y tónico-cervical.
Se sostiene al niño en posición horizontal prono, con una de las manos del examinador se sitúa en la región de tórax provocándose un relejo de enderezamiento cefálico por estimulación laberíntica y la cabeza se eleva en hiperextensión, las extremidades (inferiores y superiores)  y el tronco se extienden.

El reflejo aparece  durante el primer trimestre y desaparece a los dos años de vida.

-Reflejo de ojo de muñeca japonesa.

Durante el primer mes el recién nacido solo realiza pobres desplazamientos de los ojos hacia la luz (movimientos de orientación) y en ocasiones rápidos y fugaces oclusiones palpebrales como respuesta defensiva a las iluminaciones intensas.

Para explorar este reflejo se toma la cabeza del bebé y se realiza un desplazamiento lateral, se observará que  los globos oculares  no la acompaña y dan la impresión de desplazamiento en sentido inverso, transcurrido un lapso regresa las pupilas a su lugar. Este relejo es sustituido por la fijación ocular.

El reflejo desaparece al mes de edad.

-Reflejo de conexión mano-boca.

Manifiesta la importancia  filogenética  de la conexión mano-boca en la especie animal

Este reflejo se encuentra presente en los recién nacidos y desaparece en el cuarto mes.

-Reflejo palmo mentoniano.

Se logra al estimular mediante rascado, presión o calor la eminencia tenar o hipotecar  La respuesta que debe obtenerse es la contractura de la musculatura ubicada debajo del labio inferior.
Este reflejo más que una función alimenticia se considera un reflejo de defensa cutánea.

El reflejo aparece en el nacimiento y desaparece en el primer año. Es por eso que los padres y especialistas debemos de estar al tanto de los reflejos , pues ellos son imprescindibles en el desarrollo del niño y la niña y la ausencia o presencia innecesaria es un dato de alarma en la vida infantil.

Otros reflejos a tener en cuenta:
-Reflejo corneal.
-Reflejo oral.
-Reflejo de búsqueda.
-Reflejo cutáneo abdominal.
-Reflejo de incurvación del tronco.
-Reflejo de defensa plantear.
-Reflejo de extensión cruzada.
-Reflejos equilibratorios.
-Reflejos del paracaidismo.

© Copyright Orlando Terré Camacho 2010. Todos los Derechos Reservados | Desarrolado por REDEM
El mágico mundo de los reflejos infantiles